Abordar la fibromialgia desde la medicina termal - Clinica Etermal
16531
post-template-default,single,single-post,postid-16531,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Abordar la fibromialgia desde la medicina termal

20 Jun Abordar la fibromialgia desde la medicina termal

La fibromialgia es una enfermedad que la padecen aproximadamente 1.200.000 personas en España. Con una prevalencia cercana al 2% en Europa; el 90% de los casos afecta a mujeres en edad media de la vida.

¿Qué es la fibromialgia?

Se trata de una condición crónica, compleja que causa dolores generalizados y un agotamiento profundo. Afecta principalmente a músculos, tendones y ligamentos. Pero además del dolor y el agotamiento, hay otros síntomas asociados tales como la rigidez, incremento de dolor de cabeza, trastornos del sueño, lentitud mental, malestar abdominal, cistitis intersticial, parestesias y puntos miofasciales hipersensibles., desequilibrio, depresión y ansiedad entre otros.

Hay factores como el frío, la humedad el estrés físico y mental, y desordenes en la actividad física por exceso o por defecto que agravan los síntomas. Por el contrario, el calor, el tiempo seco, la relajación y el descanso, mejoran la clínica

¿Qué origina la fibromialgia?

En la actualidad se desconoce su causa y las teorías varían desde la psicógena postraumática hasta la infección por virus.

Su perspectiva actual la considera como una condición que comparte mucho con ciertas enfermedades sistémicas englobadas como el Síndrome de Sensibilidades centrales.

¿Qué aporta la medicina termal a los pacientes con fibromialgia?

Ya que no hay una cura para la fibromialgia, los tratamientos se enfocan en el manejo de los síntomas, siendo las estrategias de tratamiento mas utilizadas las farmacológicas, rehabilitación física, masajes, ejercicios de estiramiento y aeróbicos, entrenamiento de la postura y un largo etcétera.

Entre los tratamientos no farmacológicos, la cura termal presenta una eficacia reconocida por la Liga Europea contra el Reumatismo. Así pues:

Las aguas que contienen gas radón , ejercen un efecto regulador del sistema neurovegetativo y vasomotor, con efectos sedantes, analgésicos, y relajantes

Las bicarbonatadas neutralizan el medio celular ácido creado por los procesos inflamatorios cortando el círculo de retroalimentación de la misma inflamación.

Aquellas ricas en calcio, ejercen un efecto sedante, atenuando la excitabilidad neuromuscular.

Las técnicas de aplicación son variadas. Desde baños de inmersión con o sin chorros subacuáticos, técnicas con presión como duchas o chorros, técnicas mixtas como el masaje Vichy, u otras técnicas como el baño de vapor o los peloides (o barros).

Es un hecho que las curas termales aportan un efecto sedante y analgésico. Pero además, mejoran la movilidad articular y la coordinación, mejoran la calidad del sueño y permiten un menor consumo de medicación analgésica y antiinflamatoria.