Piernas cansadas y verano ¿Cómo cuidarnos? - Clinica Etermal
16536
post-template-default,single,single-post,postid-16536,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Piernas cansadas y verano ¿Cómo cuidarnos?

27 Jun Piernas cansadas y verano ¿Cómo cuidarnos?

¿POR QUE LAS PIERNAS CANSADAS?

El síndrome de piernas cansadas se da cuando el sistema circulatorio de las piernas no está funcionando bien. Se dilatan las venas, se filtran líquidos a los tejidos, se produce hinchazón y pesadez, lo que provoca el síndrome de piernas cansadas.

Este afecta entre el 20 y el 30% de la población adulta y lo sufren 5 veces más las mujeres que los hombres. Conforme avanza la edad también hay más probabilidad de sufrirlo. A los mayores de 50 años les afecta en un 50% más  afectando a una de cada dos mujeres.

Las piernas cansadas es uno de los síntomas más habituales de la insuficiencia venosa periférica, representando el 47% de los mismos, seguido del dolor en un 40%, y de los calambres en un 33% aproximadamente. Pero además, pueden aparecer prurito, edemas, hormigueo, entre otros.

Nos referimos como insuficiencia venosa a la incapacidad de las venas para realizar el retorno de la sangre hacia el corazón. Las venas, al perder la elasticidad, se deforman y la sangre se acumula en las piernas principalmente.

Es una enfermedad benigna controlable, que si bien no representa una amenaza grave para la salud, es cierto que puede ser incapacitante y afectar a la calidad de vida, personal y laboral, de las personas.

 

¿PODEMOS EVITAR LAS PIERNAS CANSADAS?

Hay factores que predisponen a sufrir este cuadro. Entre las causas no evitables: la edad, la predisposición genética, enfermedades previas como trombosis o flebitis, e incluso el pie plano, ya que disminuye la contracción muscular durante la marcha.

Pero hay factores que si podemos evitar cambiando determinados hábitos: el sedentarismo, el sobrepeso, el estreñimiento, la ropa demasiado ajustada en la cintura y terapias hormonales como la contracepción oral o la terapia hormonal sustitutiva.

 

¿QUE PODEMOS HACER PARA TRATARLAS?

No dudes en acudir a un profesional para tratar tus piernas cansadas, ya que el podrá aconsejarte el tratamiento mas adecuado en tu caso. Estos son los tipos de procedimientos que propone la Sociedad Española de Farmacia comunitaria:

1.- Terapia compresiva.

2.- Fitoterapia como el castaño de indias, el rusco la vid roja o la centella asiática entre otros.

3.- La hidroterapia.

4.- Terapia farmacológica.

5.- Cirugía vascular.

 

¿QUE APORTA LA MEDICINA TERMAL?

Las curas balnearias están indicadas en la insuficiencia venosa crónica, bien sea de origen varicoso o postrombótico,

Las varices pueden beneficiarse en cualquiera de sus estadios, siendo los mayores beneficios en el segundo estadío, caracterizado por el cansancio y pesadez de piernas en relación al ortostatismo, edema en tobillos que desaparece al elevar las piernas, prurito y dolor., así como en el tercer estadio en el que ya hay alteración de la coloración de la piel por depósitos de hemosiderina, prurito intenso y atrofia cutánea..

Las técnicas más recomendables son la balneación, duchas, masajes bajo ducha y movilizaciones en pasillo de marcha o piscina.

La temperatura se aplicara entre los 33-36 ºC para evitar la vasodilatación y con una duración de 15-20 minutos.

Son de especial interés las duchas escocesas en la que el agua se aplica de forma alternante fría, a 20ºc durante 1 minuto, seguida de agua caliente a 40ºc durante 3 minutos, repitiendo el ciclo hasta los 15-20 minutos, acabando con ducha fría, realizando así una especie de gimnasia vascular que tonifica la pared del los vasos.

 

CONSEJOS PARA MEJORAR TU CIRCULACION ESTE VERANO

Evita permanecer de pie quieto o sentado largos periodos de tiempo. Si es necesario permanecer sentado por motivos laborales o por viajes largos, evita cruzar los pies y utiliza un reposapiés, mueve frecuentemente las piernas, da breves paseos, haz pequeños ejercicios que no requieran mucho esfuerzo, como ponerte de puntillas varias veces seguidas o caminar sobre los talones.

Para mejorar el funcionamiento de las venas, túmbate y eleva las piernas por encima del nivel del corazón, durante 30 minutos entre 2-3 veces al día.

Duerme con las piernas ligeramente elevadas entre 10-20 cm, colocando un cojín o almohada bajo los pies.

Sigue una dieta equilibrada baja en sal. Tanto sobrepeso como estreñimiento puede afectar la circulación y para prevenirlos es eficaz una dieta rica en fibra.

Hidratación, interna y externa. Bebe entre 1,5-2 litros de agua diarios, pero también hidrata la epidermis con productos especializados.

Tus piernas agradecerán el movimiento, así que el ejercicio físico moderado y regular es importante aconsejándote 30-60 minutos diarios

Tras la jornada activa, activar el riego con ducha fría y/o masaje, en pantorrillas y en sentido ascendente.

El calzado y la ropa no ajustadas, ya que de lo contrario dificulta el retorno venoso, así como el zapato holgado, cómodo y sin tacón excesivo.

Evitar el calor directo, que favorece la dilatación venosa.