Preparaciones y recuperaciones deportivas desde la Medicina Termal - Clinica Etermal
16543
post-template-default,single,single-post,postid-16543,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,no_animation_on_touch,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Preparaciones y recuperaciones deportivas desde la Medicina Termal

19 Jul Preparaciones y recuperaciones deportivas desde la Medicina Termal

Desde hace muchos años el mundo del deporte recurre a alguna estación termal durante la pretemporada para la preparación de los deportistas. Selecciones nacionales, deportistas individuales, profesionales y ameters,  encuentran en ellos la resolución, la disminución y/o la prevención de muchos de sus problemas de salud.

Indudablemente la  presión física y psicológica a la que están sometidos los deportistas, puede favorecer la aparición de lesiones y pueden bloquearle, no consiguiendo el máximo rendimiento en el esfuerzo a la hora de entrenar y competir.

La crenoterapia es un remedio natural, de eficacia probada durante siglos. Para tratar estos procesos en los centros termales se han elaborado una serie de terapias, basadas en la hidroterapia, en las propiedades del agua, de los barros o peloides, en la cura atmiátrica, fisioterapia, electroterapia, sauna, baño de vapor, terapias manuales, así como técnicas de relajación, que ayudan a recuperar o mejorar tanto el rendimiento muscular, como a disminuir el grado de estrés y favorecer también el equilibrio mental

 

¿Qué encuentra el deporte en las Curas Termales?

Los procesos vitales como la respiración, la digestión y el metabolismo en general, necesitan un aporte de energía, y en este proceso de creación de energía resultan como productos residuales los radicales libres. Estos se generan en nuestro cuerpo en una cantidad aproximada de 10 billones diarios, y debido a su gran capacidad reactiva, ejercen una acción oxidante y destructora, provocando el envejecimiento de nuestros órganos y tejidos.

El organismo necesita un equilibrio en el balance oxidativo entre la acción oxidante de los radicales libres y las medidas que, nuestro propio organismo o nosotros mismos podamos tomar para ejercer una acción antioxidante. Es el denominado “equilibrio oxidativo”. Hemos de defendernos con antioxidantes, bien producidos por nuestro propio organismo o bien de forma exógena, además de formas y hábitos de vida adecuados que disminuyan las acciones oxidativas diarias.

Cuando se realiza una actividad física continuada, el organismo presenta ciertas dificultades para recuperarse. Músculos, tendones, huesos y articulaciones están sometidos a un esfuerzo extra y el equilibrio oxidativo puede verse desbordado.

Las aguas sulfuradas y las bicarbonatadas han demostrado científicamente ser excelentes “barredores de radicales libres”, de una manera natural, eficaz y a través de cualquiera de las vías normalmente utilizadas en las curas termales.

Pero además del efecto antioxidante de las aguas mineromedicinales, éstas tiene un efecto antinflamatorio natural, y de ahí su implementación en la resolución de lesiones deportivas que cursan con inflamación como tendinitis, epicondilitis, o esguinces, entre otras. Por ello se asocian con tratamientos fisioterapéuticos específicos, potenciando los resultados.

Es por esto que muchos deportistas recurren a curas termales para prepararse y recuperarse antes, durante y después de los períodos de competición.

El dolor muscular tardío y la fatiga desaparecen más rápidamente gracias a la hidroterapia, el agua en bebida y/o las curas con fangos termales específicos. Los masajes complementan además estos tratamientos con productos termales.

 

¿Cuáles son las formas de aplicación mas interesantes?

La clínica termal por tanto, puede aportar al deportista elementos favorables tanto para la prevención y tratamiento de lesiones musculares y articulares, como en la preparación y recuperación ante el esfuerzo. Los médicos hidrólogos manejamos para ello diferentes técnicas de hidroterapia. -citamos tan sólo las más interesantes en estos casos

Baños generales o parciales: Producen un incremento de la vascularización de la zona bañada, mejora el metabolismo, oxigenación, nutrición y trofismo de los tejidos, Tiene un efecto sedante general, disminuyendo a nivel local la excitabilidad muscular, siendo decontracturante, y también analgésico, incrementando el umbral al dolor y la tolerancia al esfuerzo. Producen un masaje que facilita la circulación de retorno con drenaje de líquidos y de catabolitos, y una activación cardiorespiratoria, sin citar todos aquellos efectos biológicos derivados de la composición del agua termal, ya que es durante la balneación cuando se produce el fenómeno de la transmineralización percutánea, o paso de gases, minerales y oligoelementos a través de la piel.

Chorro: Es la aplicación hidroterápica basada en la proyección de una cantidad variable de agua a una presión entre 3 y 6 atmósferas, para percutir de forma tópica sobre la piel del sujeto.  Así pues, además del efecto propio de la temperatura de aplicación, actúa el efecto de la percusión produciendo los efectos propios del masaje mas o menos profundo: drenaje longitudinal, masaje transversal, presiones alternas o vibraciones..

Duchas vichy: El masaje bajo ducha consiste en una sesión de masaje manual general, con la persona tumbada en una camilla y bajo una ducha que abarca la longitud de su cuerpo.  Es conveniente, antes del tratamiento, una ducha general a 37ºC.

Ducha Escocesa: Aplicaciones alternantes de agua caliente y fría en forma de chorro. Los efectos de la presión y de los bruscos cambios térmicos son los responsables de que el principal efecto producido por la ducha de contraste sea un fuerte estímulo general

Peloides (barros): Es la mezcla de agua minero-medicinal y un componente sólido. Tan sólo indicar aquí su gran utilidad en procesos dolorosos. Los hay de muy diverso tipo según composición. Se extiende sobre la zona a tratar directamente sobre la piel de la articulación y/o músculo. Se envuelve la zona durante veinte minutos. Son analgésicos, anti- inflamatorios. También se produce el fenómeno de la transmineralización percutánea, y los efectos derivados de la misma. La aplicación de esta termoterapia en lesiones con acortamiento de tejidos periarticulares, seguido de movilización de las articulaciones y estiramientos, puede conseguir un aumento de unos 5-10ª en la movilidad de las mismas